miércoles, 7 de septiembre de 2011

QUE SON LOS LCD "CUADROS"

LA HISTORIA DEL LCD



Historia:En 1943 el químico Albert Hoffman estudiaba una droga usada por las comadronas desde hace siglos: el cornezuelo del centeno, cuando descubrió una sustancia extraña: LSD.25

La LSD se utilizó inicialmente para tratar pacientes alcohólicos. Del uso clínico se pasó paulatinamente al recreativo, al estimar algunos de los investigadores de la sustancia (en especial Timothy Leary) que la misma podía servir de acicate a la imaginación artística de sujetos sanos.

La ilegalización de la LSD en la segunda mitad de los años sesenta no pudo frenar su uso creciente entre la juventud. Buena parte del arte de esa época, etiquetado como hippie, psiquedélico o psicodélico, se inspira en la experiencia de la LSD o pretende evocarla. En los setenta el fármaco fue perdiendo popularidad, desplazado por los opiáceos. Sucesivos movimientos neopsiquedélicos han revitalizado algo su uso, como el fenómeno de la subcultura llamado rave, sin alcanzarse en ningún caso los niveles de su época de apogeo.


Trastornos:
Aunque se han achacado a la sustancia todo tipo de efectos negativos sobre la salud, la evidencia clínica de los mismos está por aparecer. Únicamente parece probado que en personas con enfermedades mentales latentes la experiencia psicodélica puede sacar a la luz el problema. Un caso célebre es el de Syd Barrett, compositor de los primeros éxitos de Pink Floyd.

EFECTOS:
Efectos / RiesgosDependiendo de la cantidad ingerida, los efectos pueden manifestarse al cabo de 30 minutos o hasta 2 horas después, y prolongarse durante unas 8 horas o más. Transcurrido este lapso, empiezan a desvanecerse en forma paulatina. A menudo el consumidor se queda dormido.

El LSD afecta la percepción externa y también las sensaciones internas.

Como sus efectos son impredecibles, el llamado “viaje” puede ser muy grato, placentero, emocionante y divertido, o una experiencia francamente desagradable, una verdadera pesadilla de la que no se puede escapar. En un "mal viaje", la persona suele perder completamente el control emocional, experimentar estados de pánico, paranoia, vértigos y desorientación, entre otros estados.

La reacción al LSD depende mucho del estado de ánimo de la persona que lo consume y su entorno (con quiénes y dónde está). Si la persona está deprimida, ansiosa o disgustada, lo más probable es que tenga un “mal viaje”. Por lo mismo, nunca hay que tomar un ácido por impulso.

Efectos inmediatos:
Sensación de mayor agudeza sensorial .
Dificultad para concentrarse, controlar el pensamiento y disminución de la capacidad de recordar.
Alteración del espacio - tiempo.
Se reduce la coordinación muscular y la percepción del dolor.
Cambios de humor.
Alucinaciones que pueden ir desde la percepción de una imagen que simplemente no existe, hasta imaginarse viviendo en un mundo irreal.
Experiencias místicas, sentimientos de alegría, paz, armonía y unión con los demás.

Efectos a largo plazo:No hay suficientes datos respecto a las secuelas físicas que pudiera producir el consumo de LSD, pero sí existe evidencia de trastornos sicológicos como depresión, ansiedad y sicosis.

Uno de los más conocidos es el llamado flashback, o recurrencia, que consiste en volver a vivir el viaje experimentado con la droga, pudiendo incluso ocurrir semanas después de consumirla.

Otro gran riesgo asociado al consumo de LSD son las alucinaciones, al punto que se conocen casos de muerte en los que la víctima, bajo los efectos de esta droga, saltó de un edificio argumentando que "podía volar".

Se ha demostrado que los alucinógenos pueden provocar abuso. La tolerancia a ellos se desarrolla con bastante rapidez, pero desaparece tras algunos días de abstinencia.

Dosificación:El LSD es una de las drogas de uso común más potentes. Tanto los informes subjetivos como los métodos farmacológicos determinan que la LSD es alrededor de 100 veces más potente que psilocibina y psilocina y alrededor de 4000 veces más potente que la mescalina. Las dosis de LSD se miden en microgramos (µg), o millonésimas de gramo. Por comparación, las dosis de casi todo el resto de drogas, médicas o de ocio, se miden en miligramos, o milésimas de gramo.

La dosis con la que se producirá un notable efecto alucinógeno en humanos es generalmente de 25 microgramos. A finales de los noventa, la LSD obtenida durante las operaciones antidroga en Estados Unidos varía usualmente entre los 20 y 80 microgramos por dosis. Durante los años sesenta, las dosis eran comúnmente de 300 microgramos o más. Los efectos de la droga son marcadamente más evidentes en dosis más altas.



La palabra LSD es un germanismo. Nace como acrónimo de Lyserg Säure-Diäthylamid 25, ‘dietilamida de ácido lisérgico’.

Aunque el uso general ha optado por la forma masculina, tendría más sentido hablar de la LSD, pues dietilamida es un vocablo femenino.

La LSD es un compuesto cristalino, relacionado estrechamente con los alcaloides del cornezuelo del centeno, a partir de los cuales puede prepararse semisintéticamente. Es la sustancia psicotrópica más potente que se conoce, e induce estados alterados de conciencia, comparados en ocasiones con los de la esquizofrenia o la experiencia mística.

Su fórmula es C15H15N2CON(C2H5)2. Fue sintetizado por vez primera en 1938 y en 1943 el químico suizo Albert Hofmann descubrió sus efectos por accidente durante la recristalización de una muestra de tartrato de LSD. El número 25 (LSD-25) alude al orden que el científico iba dando a los compuestos que sintetizaba.

Otros derivados alucinógenos del ácido lisérgico, la amida de ácido lisérgico y la hidroxitilamida de ácido lisérgico, se obtienen a partir de las semillas de la Rivea corymbosa y se consumen en el ritual mexica de antes de la conquista conocido como ololiuhqui. Actualmente la flor se conoce como "ololiuhqui" en México y crece en casi toda la ciudad de México libremente.





ALBERT HOFMAN:
Albert Hofmann nació en Baden, Suiza en 1906. Se graudó en la universidad de Zurich como Químico en 1929. Entonces fue a trabajar a los laboratorios de Basilea, Suiza.

“El viernes pasado, 16 de abril de 1943, me vi obligado a interrumpir mi trabajo en el laboratorio a mitad de la tarde. Tuve que volver a casa agobiado por una extraña inquietud y un persistente mareo. Me acosté con la sensación nada desagradable de estar intoxicado y con la imaginación extremadamente estimulada. Con los ojos cerrados (ya que la luz del día me parecía demasiado brillante) y en un estado de ensoñación, pude observar un torrente de figuras calidoscópicas de todos los colores tomando formas fantásticas. Luego de dos horas, ese estado se desvaneció”.

Aquella tarde de abril de 1943, el químico Albert Hoffman disfrutó del primer viaje de LSD 25 de la historia: unas pequeñas partículas cristalizadas de la sustancia sintetizada originalmente en 1938 (y archivada por no encontrarle utilidad alguna) tomaron contacto con su piel durante un estudio. En experimentos con el germen del centeno Hoffman ya había logrado remedios como la hydergina (utilizado en geriatría hasta hoy en día), y antes había trabajado con los laboratorios suizos Sandoz en la síntesis de drogas para problemas cardíacos. Pero como él bien sabe (y tal como lo relata en su autobiografía LSD My Problem Child), la historia lo recordará como el hombre que descubrió los efectos alucinógenos del LSD 25, o ácido lisérgico.

A partir de ese primer trip accidental, Hoffman decidió experimentar en serio ingiriendo una pequeña dosis ante testigos que pudieran documentar sus sensaciones. Como los efectos del ácido comenzaron a hacer efecto recién volvía del laboratorio a su casa, andando en bicicleta junto a su asistente, este modesto medio de transporte quedó inmortalizado como un icono de la cultura psicodélica. Con el paso de los años, el LSD 25 fue primero adoptado como una de las sustancias favoritas de la generación hippie, para ser después declarado ilegal por los gobiernos de todo el mundo, medida que obligó a los laboratorios Sandoz a dejar de fabricarlo, dejando el negocio en manos de los laboratorios clandestinos que alimentan la fructífera industria del narcotráfico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada